Menu
High-End Experiential Travel in New Zealand

Transporte

La masa terrestre de Nueva Zelanda es larga y delgada, con pequeñas carreteras serpenteantes y frecuentes cordilleras y montañas.  Un error común para los viajeros de otros países es esperar que las distancias puedan ser recorridas tan rápidamente como en su país de origen.  Definitivamente no es así. También hay una cantidad notable de cosas que se pueden ver en un área relativamente pequeña.  Usted puede pasar la noche en un centro urbano en una posada de lujo y estar en medio de la naturaleza inmaculada 20 minutos más tarde con un helicóptero.

Trasladarse por carretera en Nueva Zelanda todavía carece de muchas de las características de seguridad que se dan por sentadas en los Estados Unidos y Europa.  Las curvas pueden parecer cerradas y la mayoría de las veces no hay una barrera que separe los flujos de tráfico en uno y otro sentido.  Se debe tener cuidado cuando se conduce por el país, lo que aumenta aún más el tiempo de viaje.  Por otro lado, tenemos algunas de las carreteras abiertas más hermosas para viajar en automóvil que existen en el mundo hoy en día.  Por lo tanto - teniendo en cuenta que se necesita más tiempo para trasladarse, y que uno tiene que concentrarse mientras lo hace - recomendamos enfáticamente conducir uno mismo en todo el país, especialmente lejos de los centros principales.

Al mismo tiempo, el país es ideal para recorrerlo en avión y usar helicópteros.  Muchos destinos turísticos pueden ser conectados mediante un traslado en helicóptero de una hora que combina un traslado de A a B con hermosos vuelos panorámicos.  Los helicópteros son una parte integral del transporte de alta gama en Nueva Zelanda, con el mayor número de helicópteros per cápita en el mundo.

Los vuelos regulares de las aerolíneas Air New Zealand y Jetstar proporcionan servicios domésticos estándar entre los principales centros, algo que funciona perfectamente si viaja desde o hacia una gran ciudad.  Pero trasladarse entre lugares de menor importancia puede requerir conexiones difíciles y que consumen mucho tiempo.

Usted puede esperar que alquilar un coche estándar cueste alrededor de NZ$ 60 a NZ$ 200 por día, dependiendo de la calidad.  Los coches de lujo cuestan entre NZ$ 300 y NZ$ 500 por día. Un chófer (usted paga por el guía, el vehículo, el combustible, el alojamiento del guía) cuesta alrededor de NZ$ 900 o más por día, dependiendo del vehículo seleccionado.  Aparte de la línea estándar de coches de alquiler, ahora hay también disponibles Porsches, Range Rovers, un número de convertibles de lujo y algunos coches clásicos aislados.  

En cuanto a helicópteros, tendemos a usar Squirrels de Aerospatiale a NZ$ 2000 o más por hora.  Pueden llevar 5-6 pasajeros, pero son más cómodos con 4.  Las máquinas tienen una excelente visibilidad y los pilotos que utilizamos son muy experimentados y sociables (en lugar del poco comunicativo "Yo soy el piloto" que tan a menudo se obtiene).  Algunas máquinas que utilizamos tienen dispositivos para equipaje especialmente diseñados que pueden llevar de todo, incluyendo tablas de surf y equipo de windsurf.  Los helicópteros, si los utiliza durante toda su estadía, duplicarán aproximadamente el costo de su itinerario.  Tener su helicóptero personal durante su estadía le costará un mínimo de dos a tres horas de vuelo por día, más los gastos del piloto.

Hay cierta cantidad de aviones chárter en el país, y alrededor del 95% de ellos son turbohélices.  Las eficiencias de un jet hacen que tengan sentido por el ahorro de tiempo y dinero en recorridos de más de una hora.  La mayoría de los recorridos en este país están debajo de eso.  Hay algunos jets disponibles, pero tienden a ser bastante caros y deben reservarse con antelación para garantizar su disponibilidad.

El transporte público, a excepción de unas pocas operaciones aisladas, es muy rudimentario y lento.  La red ferroviaria ha mejorado recientemente y ofrece una alternativa viable y a menudo panorámica.